TRES GENERACIONES DE BLAI PERIS

Blai Peris lleva en su ADN la impronta creativa y emprendedora de Eduardo Peris, alma matter de la empresa desde 1985, cuando decidió envasar el primer frasco de aceitunas variedad Empeltre. El nombre de la Compañía hace honor al padre de Eduardo, y hoy son sus hijos y sobrinos los que se incorporan al proyecto, colaborando con Eduardo en la diversificación y expansión de la empresa.

 

 
 
UN ENTORNO QUE IMPRIME CARÁCTER

Entre campos de olivos, almendros y vid, cultivos de las tierras de secano propios de la Terra Alta (Tarragona), nació Blai Peris, una empresa familiar con devoción por experimentar, descubrir, deleitar a los sentidos a través de una materia prima humilde y abundante en esta comarca del suroeste catalán, básica en la cultura gastronómica mediterránea y con un sinfín de posibilidades: la aceituna.

 

 
 
NUESTRAS ESPECIALIDADES

Así comenzó la diversificación, ampliando la gama de productos: olivas Arbequina y olivadas de sabores, en una constante búsqueda de estudiados maridajes que sorprenden al consumidor. Treinta años después, Blai Peris continúa su apuesta por aportar calidad, creatividad y honestidad al mundo de la alimentación. Hoy podemos hablar de una familia de productos que crece: Aceitunas, olivadas, salsas de tomate y nuestra gama de productos ecológicos.

 

 
 
UN PROCESO ARTESANAL Y ÚNICO

Desde aquel primer bote de olivas Empeltre, Eduardo Peris continuó ampliando la pequeña empresa. Siguiendo su instinto, probó con diversos métodos de conservación que no ofrecían un resultado a la altura de sus expectativas, y que finalmente le llevaron a crear uno propio sin necesidad de recurrir a agentes químicos, obteniendo así el resultado que él quería:artesanal y de altísima calidad.